Fuerteventura y el agua

Hoy sábado, Marcos Hormiga Santana estrena las grabaciones pertenecientes a Fuerteventura hablándonos sobre su infancia en una isla donde el agua, por su escasez, forma parte de su historia, cultura y lengua.

Duración: 5’21”

Este majorero, profesor de Secundaria y Escuelas Oficiales de Idiomas, además de traductor, realiza su trabajo de forma que el habla canaria queda perfectamente integrada en las traducciones de textos relacionados con las Islas. A continuación ponemos varios ejemplos de lo anterior extraídos de uno de sus últimos trabajos, el libro Fuerteventura y Tenerife 1900, Henry E. Harris, fotógrafo y ornitólogo, traducción suya junto con Rosario González Martín del original en inglés Some birds of the Canary Islands and South Africa, de Henry E. Harris.

Cuando uno lee este libro, además de disfrutarlo, se percata de que la traducción tiene en cuenta nuestra modalidad en todos aquellos momentos en los que el ornitólogo inglés describe elementos propios de las Islas. Así, nos encontramos canarismos como almendrero (p. 134), atarjea (p. 92), cachimba (p. 130), chuchanga (p. 99) o jareado (p. 67), incluidos en descripciones como (p. 100):

Me dio mucha rabia porque, a causa del disgusto provocado por nuestra mala suerte, me había hecho bastante a la idea de la partida, pero Don Ramón y su mujer hicieron cuanto pudieron para convencerme de que me quedara, mientras que, finalmente, el buen Lorenzo, absolutamente maguado y harto del lugar, que es como debía estar, adoptó una actitud trágica y dijo: “¡Qué lástima, señor!” regresar sin haber encontrado nada. O como en esta otra (p. 172):
En un día tempestuoso, cuando suelen batir altas olas, el pequeño rompeolas se encuentra en un continuo estado de aparición y desaparición, su estructura, por llamarla de alguna manera, sólo se ve justo a tiempo para dejar lugar a la siguiente arremetida de agua con su correspondiente lluvia de maresía.

Pero no sólo nuestro colaborador de hoy está interesado en el habla canaria; el propio Harris usa constantemente, en castellano, canarismos como engaña (Cursorius cursor) o gofio, además de hacer algunos apuntes y observaciones como (p. 112):

Por la tarde, Don Ramón y Lorenzo solían dar una caminata alrededor del pueblo y, a veces, iba con ellos; creo que esos ratos eran la mejor forma de aprender español. En esas caminatas Lorenzo daba palmaditas en la cabeza a los niños, de una manera paternal, dedicándoles algunas palabras cariñosas tales como “chiquillo”. La terminación “-illo”, con frecuencia, se añade al final del nombre para indicar pequeñez, tal y como ocurre con “Antoñillo”. Parece como si presentara menos ponderoso el nombre de un niño pequeño.

marcos-hormiga

  • Marcos Hormiga nos habla de una isla que aún existe. Está tras los hoteles, las guagas de turistas, los jeeps de las excursiones,… pero Fuerteventura existe, al igual que existe la Canarias real, la que pueblan gentes que no sólo modelan el paisaje de manera responsable sino que son modelados por éste para configurar una personalidad propia y genuina. Gracias por recordárnoslo.


  • La Fonoteca de Canarias recoge, preserva y divulga el patrimonio sonoro —paisajes sonoros, lengua y manifestaciones musicales— de las Islas Canarias.