mapa sonoro de La Palma

La llamada isla bonita se caracteriza por la abundancia de agua captada de los alisios gracias a la lluvia horizontal que se produce sobre la vegetación de las medianías. La zona de los Tilos fue protegida como Reserva de Biosfera por la UNESCO en el año 1983, pero fue progresivamente ampliada hasta que en 2002 se extendió a toda la isla, como también ocurre en El Hierro y Lanzarote. Cuenta con veinte Espacios Naturales Protegidos, entre los que destacan el Parque Nacional de la Caldera de Taburiente, el Parque Natural de Las Nieves o el Monumento Natural de Los Volcanes de Teneguía. Como en El Hierro, campos de lava jóvenes se alternan con grandes extensiones de húmeda vegetación boscosa, principalmente pinares y laurisilva. Los paisajes sonoros vegetales son enriquecidos por los sonidos de la fauna, y de ella destacamos los producidos por la graja (Pyrrhocorax pyrrhocorax barbarus), especie endémica de la isla –de la que también es símbolo natural– y auténtica marca sonora de La Palma que puede escucharse en numerosos puntos de su geografía.

El habla de La Palma tiene su base más antigua en el español que hablaba la población –principalmente del sur de la península Ibérica, majoreros, conejeros, indígenas gomeros, etcétera– que llevó y asentó en Santa Cruz de La Palma el adelantado Fernández de Lugo a partir de finales del siglo XV. Las siguientes circunstancias históricas van a determinar su desarrollo posterior: la abrumadora llegada de maestros azucareros, artesanos, comerciantes, carpinteros de ribera, marineros, agricultores, etcétera, lusos atraídos por las esperanzadoras perspectivas económicas de la isla (La Palma es, sin la más mínima exageración, la más aportuguesada del Archipiélago, y a ella en exclusiva corresponden lusismos léxicos como abamballado ‘desgarbado’); el aislamiento secular del interior de la isla, encerrado en sus faenas agrícolas y ganaderas (esto tuvo dos consecuencias opuestas; de un lado, la conservación de ciertos rasgos fónicos, gramaticales y léxicos desaparecidos ya o en trance de desaparecer de las hablas canarias más innovadoras, como la oposición palatal /ll/-/y/, la no aspiración de la /r/ ante /n/ o /l/, la en ocasiones conservación de la /s/ implosiva, la conservación de la oposición pronominal vosotros/ustedes o el mantenimiento de arcaísmos hispánicos como el verbo pronominal aquellar; de otro, el desarrollo de ciertas voces particulares que no encontramos en otras islas canarias, como graja ‘ave de la familia de los córvidos, de color negro azulado y pico y patas rojas, que nidifica únicamente en La Palma’); los movimientos migratorios interinsulares, que llevarán a muchos palmeros al resto de las islas, particularmente a Tenerife, Lanzarote y Fuerteventura, al tiempo que atraerán a muchos naturales de estas mismas islas a La Palma (coincidencias léxicas entre las hablas de esas islas son, por ejemplo, empocetar ‘hacer pocetas’ o pinillo ‘hoja o rama del pino’); su constante emigración a América, especialmente en los siglos XIX y XX, emigración que facilitaba la antigua condición de puerto de partida a ultramar de Santa Cruz de La Palma (que genera americanismos como samuro ‘cesta de material plástico’).

La Fonoteca de Canarias recoge, preserva y divulga el patrimonio sonoro —paisajes sonoros, lengua y manifestaciones musicales— de las Islas Canarias.
  • Disfruta los audios de la fonoteca mejor con auriculares

    Bufaderos de Fuencaliente

    salinas-fuencaliente-ss

    Continuando con la entrada de este miércoles, hoy añadidos a la definición dada allí los potentes bufidos recogidos junto a las Salinas de Fuencaliente, en La Palma.

  • 1
  • Diseño y maquillaje

    maquillaje

    La informante de esta semana viene desde La Palma, en concreto de San Andrés y Sauces.

  • 4
  • Suscríbete a nuestras actualizaciones

    Revisa tu correo, debes confirmar tu suscripción. Gracias
    1 2