¿Cómo suena… Puerto Rico?

Coquí de Puerto RicoHay pueblos que buscan sus símbolos identitarios en los espacios naturales más representativos de la nación, caso tal vez de los campos de tulipanes en Holanda, o del Teide en Canarias; hay otros que se reconocen y se proyectan en sus gentes y personajes históricos como hacen en Cuba con los guajiros, o en Sudáfrica con Mandela; y hay otros, como Puerto Rico, que se presentan al mundo a través de sus sonidos. Y además, esos sonidos son para sus habitantes motivo de orgullo y de identidad.

No podía ser de otra manera, pues es el Caribe en su conjunto un ente geográfico y cultural de múltiples riquezas, dotado de una sonoridad especial por la mezcla de elementos tan dispares como los acentos, la fauna, las músicas, instrumentos, etc.  De toda esa amalgama de sonidos generados por la confluencia de tantos actores implicadoss, en Puerto Rico hay unos pocos que sobresalen como verdaderamente característicos: el canto del coquí, el repique del pandero, y la cuerda pulsada de un cuatro, en perfecta sintonía con los elementos identitarios de la raza puertorriqueña: lo taíno, lo africano y lo europeo.

En este sentido podemos decir que Puerto Rico es un país que se proyecta y se identifica de forma sonora. Hasta tal punto es así, que gran parte del merchandising y material de souvenirs que uno puede adquirir en el país caribeño está relacionado con lo sonoro: pegatinas de coquíes, instrumentos artesanales como güiros o panderos, discos compactos con paisajes sonoros del Parque Nacional de El Yunque, con sus sonidos de lluvia, viento, etc. En una futura entrada haremos una reflexión de la identidad sonora en torno al caso de Puerto Rico, pues este país tan cercano a Canarias es un ejemplo paradigmático, como decimos, en cuanto a la explotación y significación de su identidad sonora.
Aunque ya abundaremos sobre este particular, te adelantamos que la importancia del coquí en la cultura puertorriqueña viene de lejos, pues ya los taínos, primeros habitantes de la isla de Borinquen, representaban a esta rana en sus petroglifos cual animal sagrado. Hoy en día el coquí está tan arraigado en la identidad colectiva del país que hasta grupos de trova, salsa o pop le dedican canciones. Éste es el caso por ejemplo del grupo Menudo, agrupación infantil de los años 70 en la que un día se dio a conocer Ricky Martin, quienes en el tema Coquí dedican la canción a este símbolo sonoro del país. También el genial Tony Croatto, figura destacada de la Nueva Trova puertorriqueña, hace del canto del coquí borincano himno a la identidad sonora en la canción Coquí, al igual que la Orquesta Mundo, formación clásica de la salsa boricua, con la canción Coquí serenito, entre otros.

Los audios que a continuación te vamos a ofrecer fueron grabados en febrero de 2012 en el barrio de Aibonito, perteneciente al municipio de Hatillo, al norte de la isla. El canto del coquí, animal endémico de Puerto Rico que recibe su nombre por su canto onomatopéyico, se entremezcla en perfecta sintonía con los grillos y las ligeras ráfagas de viento que mueven las hojas de las palmeras y matas de guineos -plataneras- de la zona.

El segundo audio está tomado en el mismo lugar, a unos pocos metros de distancia, y ya en plena madrugada. Como curiosidad, si están atentos podrán escuchar cómo un cucubano -Pyrophorus luminosus- un tanto curiosón se pega al micrófono y deja su particular sonido de coleóptero.

  • Sandra

    Tantos seres testimonian su presencia en un mismo instante; ni siquiera podemos decir que comparten un mundo; pero esta grabacion me parece serena. Se dice que el sonido de la noche en Puerto Rico impresiono a John Cage. Que y desde donde? Nosotros dormimos y nos sentimos serenos con musica a la John Cage? Muchas interrogantes.Gracias.

  • Suquel

    A la verdad que el sonido de nuestras noches es tan particular, aún en San Juan, donde se mezcla con los ruidos típicos del tráfico pesado y maquinarias de todo tipo. Lo que es parte nuestras vidas cuando descansamos, para seres con otra idiosincracia es una molestia. Así sucede en Hawaii, donde hay un gran grupo de puertorriqueños viviendo y aparentemente han llevado coquíes, que se han adaptado, hay grupos que quieren exterminarlos porque les molesta el “ruido” que hacen.


  • La Fonoteca de Canarias recoge, preserva y divulga el patrimonio sonoro —paisajes sonoros, lengua y manifestaciones musicales— de las Islas Canarias.