¿Cómo suena… Londres?

Kilburn, Jubilee. Foto © Paul Bettany

Kilburn, Jubilee. Foto © Paul Bettany

Esta tercera entrada de la sección ¿Cómo suena… ? nos lleva a la ciudad de Londres. Desde ella nos acercaremos a más conceptos relacionados con la identidad sonora.

Todas aquellas ciudades que cuentan con metro tienen un elemento más que conforma su identidad. Así, los metros de Barcelona, Bruselas, Madrid o Nueva York forman parte de la cultura de sus ciudades y sus estéticas tienen características propias. Si hablamos de identidad visual, la mayor parte nace en el estudio de diseño y por ejemplo en este documento se describe la del caso que nos ocupa, Londres, y en este libro la del metro de Nueva York. También forman parte de la identidad visual la arquitectura, las tecnologías usadas e incluso sus usuarios.

Pasando ahora a lo sonoro, tanto el proceso como el resultado son equivalentes. Por un lado se diseña una identidad sonora, que incluye principalmente avisos, músicas y publicidad, siendo un buen ejemplo el caso de Renfe, como explican al hablar de su identidad sonora. Este interesantísimo campo se llama sonic branding, y gracias a él identificamos con el sentido del oído a muchas empresas e instituciones. Por otro lado, a esta identidad sonora se unen, en el caso particular del metro, los sonidos propios de su arquitectura (estaciones, vestíbulos, andenes…), como podemos leer en varios libros incluidos en la bibliografía sobre paisajismo sonoro (el comportamiento de los espacios como filtros, resonancias, reverberaciones…), así como de su tecnología: cada tren, dependiendo de su fabricante, emite sonidos únicos e identificables tal y como lo son los de marcas como Harley Davidson o Ferrari. A todo lo anterior hay que añadir a los usuarios, que con sus palabras, hábitos y costumbres terminan de conformar los diferentes entornos sonoros. Por tanto, también la identidad sonora de un metro está constituida por las tres componentes habituales: paisajes sonoros (arquitectura, trenes…), lengua (usuarios, avisos, anuncios…) y música (jingles, canciones…).

En el audio se recogen tres minutos de recorrido en la línea Jubilee, los que hay entre las estaciones de West Hampstead y Kilburn. El oído atento podrá comprobar que, efectivamente, las diferencias con los otros metros arriba mencionados son patentes.

Fecha grabación: 19/08/10 | Hora: 21:25 | Duración: 3’18”

  • Me encanta esta entrada. Llevo un año viviendo en Madrid y ya conozco el sonido del metro, al empezar a escuchar la grabación de esta entrada sólo tuvieron que transcurrir un par de segundos para efectivamente comprobar que no es el metro que conozco, este es claramente el metro de otro lugar ¡y sólo escuchando!

  • Sergio

    Muchas gracias por tu comentario, Busy. En efecto, el sonido del tren es bien distinto, así como el de sus puertas y avisos. Una cosa sí tienen en común justamente estos dos, Madrid y Londres: en ambos se circula principalmente por la izquierda, y por eso mismo es un reflejo mirar a la derecha en sus andenes (aunque en Madrid miremos con más frecuencia a la izquierda en las aceras). Sabiendo esto, y según bajamos las escaleras y no vemos nada, según suene el metro al entrar en el andén podemos saber si es el nuestro el que está llegando o es el contrario, y así acelerar el paso para no perderlo (esto se cumple siempre que estemos usando una escalera que dé acceso a los extremos del andén, que es lo más habitual).


  • La Fonoteca de Canarias recoge, preserva y divulga el patrimonio sonoro —paisajes sonoros, lengua y manifestaciones musicales— de las Islas Canarias.