“Alisios”

Empezamos el 2013 publicando nuestro segundo disco: Alisios. Si el factor común de los paisajes sonoros que componían el primero, Faros de La Palma, era la costa palmera, ahora lo es el sonido de los alisios a través de la vegetación de las Islas.

Está compuesto por cinco paisajes sonoros, con una duración total de algo más de una hora. Tres de ellos ya fueron publicados por separado en la página, grabados en la Cumbre Nueva, en el Garoé y en el Bosque de El Cedro. Los otros dos, recogidos en Tindaya y Guayadeque, salen ahora por primera vez y complementan los anteriores. El disco refleja que el alisio, al igual que el mar, es también un elemento compartido de la identidad sonora del Archipiélago. Nos lleva entonces a recorrer cinco islas —La Palma, El Hierro, Fuerteventura, Gran Canaria y La Gomera, por este orden—, y en cada una el viento compone su particular melodía dependiendo del terreno, la flora y la fauna.

Comienza con un anochecer en los pinares de La Palma, con ese particular silbido tan sutil y evocador como difícil de grabar; sin duda alguna es el paisaje sonoro que más me gusta escuchar, ya sea en el monte o en grabaciones. Además está acompañado por un fenómeno directamente relacionado con los alisios y de gran importancia para las Islas: la lluvia horizontal. De este paraje húmedo pasa a otro punto en el que también el agua juega un papel central: el árbol sagrado de los bimbaches, Garoé. El agua que destilaba era almacenada por los primeros habitantes de El Hierro en las albercas que practicaron en torno a su base. Ahora el til sigue captando la humedad del viento para regar sus alrededores. El disco nos lleva a continuación a Fuerteventura, a otro emplazamiento sagrado de los antiguos canarios, en este caso para los majos. Grabado al amanecer, los animales domésticos de las zonas cercanas van anunciando que el Sol empieza a salir. En contraste, el sonido del viento sobre las aulagas es incesante, día y noche. El recorrido continúa con un anochecer en lo más profundo del barranco de Guayadeque, en Gran Canaria. Aquí el sonido viene de muy lejos, de las crestas del propio barranco. Arriba sí sopla el alisio y en la distancia, en la calma de su interior, lo llegamos a escuchar. Por último, otro amanecer, ahora desde dentro de la laurisilva de La Gomera. Al igual que en Tindaya las especies diurnas van despertando poco a poco, mientras que el viento revuelve con fuerza variable las copas de los árboles.

Estos audios forman también parte de la serie Alisios, que tiene como objetivo poner en valor los elementos de la naturaleza canaria a través de los sonidos del viento que hace posible esta vida.

Tenía la impresión de que el placer especial que produce estar al aire libre y grabar sonidos salvajes era y debía ser experimentado por la mayor cantidad de gente posible, de la misma manera que muchos han mejorado y grabado sus aventuras al aire libre sacando fotos, filmando o grabando en vídeo lo que ven.
Tomar conciencia de los sonidos naturales puede educarnos sobre fuerzas naturales y especies de los hábitats, y llevar a esforzarnos para proteger el medio ambiente. La naturaleza es para disfrutarla y apreciarla, para defenderla de manera responsable y respetuosa.
Bernie Krause, Wild soundscapes: discovering the voice of the natural world, pp. vii-viii

Créditos:

Fotografías: Benoît Deniaud y Raúl Hernández Romero
Diseño portada: Raúl Hernández Romero
Grabaciones: Sergio Gómez Brito y Valeriano Weyler Ramos
Edición audio: Sergio Gómez Brito
Textos: Sergio Gómez Brito

Tiempos:

Cumbre Nueva (La Palma), 00:00
Garoé (El Hierro), 18:48
Tindaya (Fuerteventura), 34:48
Guayadeque (Gran Canaria), 40:23
Bosque de El Cedro (La Gomera), 42:04
Duración total: 1:01:49

Equipo:

Sound Devices 702, micrófono estéreo RØDE NT4, paravientos RØDE Blimp
Descarga en formato ZIP (incluye información y carátulas).

Publicado bajo licencia Creative Commons.


    La Fonoteca de Canarias recoge, preserva y divulga el patrimonio sonoro —paisajes sonoros, lengua y manifestaciones musicales— de las Islas Canarias.